Simulación de bajas médicas, una lacra para las empresas

¿Sabías que 1 de cada 3 bajas médicas es un fraude? Las bajas médicas falsas se están convirtiendo en toda una lacra para muchas empresas.

Y esto tiene su razón de ser ya que pone en juego la viabilidad de la misma. El gasto en indemnizaciones, en la baja y en el alta de un nuevo trabajador, supone un coste importante que puede llegar a arruinarnos.

Tan grave es la situación que cada vez son más las empresas las que se deciden a contratar más detectives para perseguir a los infractores.

Cambios en la justicia a la hora de investigar una simulación de baja laboral

Hace algunos años, contratar a un detective para baja laboral no era demasiado rentable porque las pruebas que obtenía no siempre eran válidas en un juicio. Sin embargo, ahora la justicia considera que esta contratación es lítica.

Por poner un ejemplo, recientemente el TSJ (Tribunal Superior de Justicia) ha avalado la sentencia relacionada con la contratación de un detective privado por la empresa Altadis, precisamente para poder investigar a un empresario del que se tenía sospechas de que la baja era falsa.

Lo más característico de este caso es que sienta precedentes. A partir del mismo, ahora los detectives privados pueden ser contratados para investigar a estos empleados, lo que da a las empresas un arma muy interesante para acabar con unas de las causas que les estaban obligando a asumir pérdidas millonarias de manera anual.

Por ejemplo, en esta situación en concreto, el detective recopilaría pruebas de que el empleado estaba realizando en el jardín de su casa algunas tareas relacionadas con el bricolaje y la albañilería. Se supone que tenía una lesión de brazo y que no podía realizar este tipo de actividades, además de que no podía cargar peso.

Aunque este caso ha sido tildado de despido procedente (en donde el trabajador será despedido sin tener derecho a la indemnización correspondiente), desde el TSJ aseguran que esto no da la libertad a que el detective privado pueda hacer lo que le venga en gana. Es decir, que existen ciertos límites que se tienen que respetar.

El detective no podrá realizar ninguna investigación que se relacione con delitos perseguibles de oficio o utilizar ciertos materiales que puedan llegar a atentar contra la intimidad familiar o personal de un sujeto, contra el derecho de honor, de su imagen o con el derecho de poder salvaguardar sus comunicaciones.

En el momento en el que consiga recopilar estas pruebas, tendrán que estar confinadas hasta que puedan ser puestas de manifiesto en el proceso judicial; esto quiere decir que no las podrá proporcionar a nadie porque de lo contrario, estaría incurriendo en un delito.

Con este cambio en los juzgados y con estas nuevas libertades que tienen los detectives, pensamos que los infractores se lo van a pensar dos veces antes de poder fingir una baja laboral.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies