¿Se pueden reutilizar las vainas de armas usadas?

Las personas que disfrutan de las armas de fuego, habitualmente, mantienen una discusión sobre si es recomendable o no la recarga de las vainas. Si es posible o no. Muchos son los comentarios vertidos sobre este tema que genera tanta expectación entre los tiradores habituales.

¿Es posible la recarga de vainas?

Está claro, tras consultar diversos especialistas y foros, que sí es posible recargar las fundas de nuestra munición. Muchos prefieren usar siempre las vainas nuevas y prepararlas a su gusto. Otros se deciden por reutilizar las ya tiradas.

Para ello deberemos de limpiar primero mediante un Tumbler u otro método que consideremos idóneo. Y a continuación, y mediante una inspección visual, pasar a seleccionar aquellas que se encuentren en condiciones idóneas para volver a ser usadas

¿Cómo recargamos las cubiertas de nuestros proyectiles?

Existen distintos utensilios para realizar esta labor, según nuestra capacidad económica y nuestros intereses. Podemos elegir entre prensas progresivas, semiprogresivas y otras.

Las completas nos facilitarán toda la labor, simplemente colocando cada parte: vainas, pólvora, fulminantes, balas, etc. y la misma prensa realizará la gestión completa.

¿Qué influye en la recarga de una vaina?

No podemos saber, porque no hay ninguna manera determinada para hacerlo, cuántas veces se podrán recargar. Si sabemos que son muchos los parámetros que influyen en ello.

Algunos expertos tiradores hacen una primera diferencia en el tipo de presión, el tipo de recarga con la que estemos trabajando. Las más “picantes”, con mayor presión, tienen una menor durabilidad. Si se recargan suaves nos durarán más.

Otro tema muy importante es el de la calidad de la vaina, pues a mayor calidad del material con el que se elaboró, sus posibles nuevos usos serán mayores en número.

El “crimp”, es decir, el cierre que se produce alrededor de la bala, es muy trascendental, también, para el tema que estamos tratando. Las posibles nuevas pasadas dependerán, en mucha medida, de ello.

Identificar las posibilidades que le quedan a nuestra funda dependerá de que comiencen a verse pequeñas rajaduras o rayas en el cuello que cierra la bala.

¿Qué número de veces, de forma orientativa, podrán recargarse las vainas de nuestra munición?

Aquí, también, foros y comentaristas no se ponen de acuerdo, ya que depende de infinidad de diversas situaciones.

Algunos afirman que no deberíamos superar, de forma habitual, las 4 o 6 veces. Otros afinan más. Lo hacen depender mucho del calibre y también de la influencia de la percusión del arma sobre la vaina de la bala.

Números indicativos que nos orientan sobre esta cuestión son:

– Las 45 ACP, para algunos, llegarán hasta las 30 cargas.

– Las 38 Especial rondarían las 20.

También parece ser cierto que, sin causa determinada, aquellas fundas de nuestras balas que son niqueladas, plateadas, duran significativamente menos que aquellas que son doradas. Así, por ejemplo, pasa con las 38 super.

Está claro que, si bien es posible la recarga de vainas, en tu domicilio, para tu uso, el número de veces que podrás hacerlo dependerá mucho de diversos parámetros que deberás vigilar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies