Criterios para indicar la liberación del túnel carpiano

En los últimos años, se ha observado un crecimiento en la utilización de la ATC en Cataluña. Entre 1995 y 2000 el incremento ha sido del 82%, con tasas brutas de intervención de 132 por 100.000 habitantes en 2000. En general, se ha incrementado la tasa de cirugía en personas mayores y / o con pluripatología que, conjuntamente con una reducción en el tiempo de convalecencia y en el riesgo de complicaciones, ha permitido indicar la cirugía a unos niveles de gravedad o discapacidad también menor. Entre 1995 y 2000, el incremento en el número de intervenciones en los mayores de 60 años fue del 116% para el ATC.

Paralelamente, la cirugía mayor ambulatoria, como alternativa a la atención convencional a través de ingreso hospitalario, se ha difundido progresivamente hasta alcanzar índices de sustitución del 48% en el ATC en el año 2000. Esto se ha acompañado también de una reducción de la estancia media hospitalaria.

Actualmente, la lista de esperacarpiano_aatm para ATC (2,4% del total de los procedimientos en lista de espera en seguimiento) no tiene un impacto para el conjunto de Cataluña (tiempo medio de resolución de 1 mes), pero supone un problema para determinadas áreas geográficas y / o hospitales.

En cuanto a la variación territorial por regiones sanitarias en el uso de este procedimiento, en el último quinquenio se observan diferencias entre las tasas brutas, diferencias que se mantienen después de ajustar las tasas por edad y sexo. En el año 2000, la razón de variación (cociente entre la tasa ajustada más alta y la más baja de las diversas regiones sanitarias de Cataluña) es de 2,5. Por lo tanto, se puede considerar que las personas residentes en la región con una tasa más elevada tenían una probabilidad de 2,5 veces mayor de ser intervenidas de ATC que las personas residentes en la región con la tasa más baja. Esta variabilidad en el patrón de hospitalización se puede considerar moderada según las clasificaciones propuestas por diversos autores 1 .

La problemática social generada por la lista de espera, junto con la presencia de variaciones territoriales en la utilización de estos procedimientos, pueden implicar una diferente accesibilidad a los servicios sanitarios así como una utilización inapropiada, ya sea por exceso o por defecto, y tener varias implicaciones sobre el coste y los resultados de la atención sanitaria. El establecimiento de criterios de indicación adecuados, basados ​​en el mejor conocimiento científico disponible y aceptados por los profesionales que les han de aplicar, es uno de los mecanismos propuestos para hacer frente a esta problemática y favorecer la equidad en el acceso.

Objetivo

El objetivo fue definir y consensuar criterios de indicación apropiada para el ATC en el ámbito sanitario público de Cataluña.

Método

Se llevó a cabo una revisión sistemática de la literatura sobre criterios de indicación quirúrgica para ATC. Esta revisión consideró exclusivamente guías de práctica clínica (GPC), protocolos, recomendaciones, conferencias de consenso y revisiones (sistemáticas o no). Se consultaron, hasta el primer trimestre de 2001, diferentes bases de datos biomédicas y directorios de GPC, revisiones sistemáticas e informes de evaluación. También se revisaron manualmente las referencias de los documentos identificados. La calidad de las GPC y de las revisiones fue evaluada mediante los criterios establecidos por el Evidence Based Medicine Working Group 2,3 . Tanto la extracción de datos como la evaluación de la calidad de la evidencia fue realizada por un miembro de la AATM y de forma no enmascarada. De cada documento se extrajo la siguiente información: referencia, tipo de documento, tipo de organización / institución, objetivo, método, criterios de indicación y contraindicaciones de la cirugía. Esta información fue sintetizada en forma de tablas de evidencia.

Los criterios de indicación quirúrgica para ATC identificados en la revisión previa conjuntamente con las aportaciones de los miembros del Grupo de Trabajo fueron sometidos a la consideración y posterior consenso por parte de todo el Grupo de Trabajo. Los criterios consensuados para el ATC también se resumieron en formato de algoritmo.

¿Qué promociones se ofertan más en el sector de la medicina estética?

¿Te gustaría conocer algunas promociones de medicina estética que hay porque te estás planteando utilizar la cirugía para mejorar tu estado físico en general? En ese caso nosotros te ayudaremos en esta tarea porque tenemos algunas cosas que contarte precisamente sobre este asunto. Así que sigue leyendo y te daremos la información que necesitas.

Desde hace unos años, la medicina estética ha hecho un salto cualitativo importante de los cuales muchos clientes se han beneficiado de ello. Eso sí, generalmente este tipo de intervenciones, salvo casos aislados, no entran en la Seguridad Social y muchas personas deben desembolsar un dinero importante para poder hacerse la operación.

Sin embargo, ahora es cada vez más común ver como muchos centros de estética están haciendo diferentes promociones en los precios para captar nuevos clientes. Es una de las tantas estrategias de marketing que una ‘empresa’ puede realizar para obtener las conversiones deseadas.

El problema que viene que muchas veces, estas promociones suelen tener un ‘pero’. La más importante de todas es la calidad de la cirugía empleada al paciente.

Existen casos que no se ha ofrecido lo que quería el paciente, con lo que en realidad esta promoción le ha servido de bien poco.

No obstante, es importante destacar que hay promociones sobre la medicina estética que, en la mayoría de casos, suelen aportar la calidad deseada por parte del paciente, con lo que esto demuestra que es crucial conocer qué tipo de operaciones o intervenciones son las más convenientes para aprovecharse de estas ‘rebajas’.

Las promociones en el sector de la medicina que debes aprovechar

Teniendo en cuenta que no todas las promociones de estética son la mejor opción, te diremos,  bajo nuestra propia experiencia, cuáles son las más destacadas y sobre todo las más seguras de realizar.

Así que, sin más dilación, estas son las promociones que te recomendamos:

La depilación láser

En la depilación láser hay muchas promociones interesantes a utilizar. Pese que esto no se le puede considerar una operación, sí que es una intervención que requiere de un cuidado especial por los elementos que compone el láser, ya que si no está homologada puede repercutir daños severos en la piel del paciente.

Sin embargo, hoy en día la depilación láser está muy regulada y existen pocos daños de intervenciones perjudiciales, con lo que te la recomendamos encarecidamente si decides utilizar este sistema para eliminar tu bello de por vida.

Microinjertos capilares

Los microinjertos capilares son otras de las promociones que te recomendamos que utilices si deseas hacer este tipo de intervenciones.

Este sistema lleva muchos años utilizándose y los profesionales conocen perfectamente todas las técnicas.

En pocas palabras, es una intervención segura y podrás encontrar varias promociones a utilizar.

Presoterapia

La presoterapia también es una de las intervenciones que te recomendamos que utilices si encuentras promociones. Al menos, desde nuestra propia experiencia, nunca hemos escuchado un caso negativo, con lo que la seguridad es casi del 100%.

Esta es la información que queríamos darte, esperamos que estas promociones de medicina estética te sean de utilidad.

Electroestimulación medular de doble electrodo en el síndrome de la cirugía fallida de la espalda

Electroestimulación medular

La electroestimulación medular (EEM) es una técnica de estimulación eléctrica de los cordones medulares utilizada para el tratamiento del dolor que, a menudo, se utiliza como adyuvante a otras modalidades terapéuticas. Las principales ventajas de la EEM sobre otras técnicas analgésicas más invasivas son: la identificación de los pacientes que no responden mediante una fase previa de estimulación (cribado) y la conservación de la arquitectura vertebral (reversible). Sin embargo, la EEM es una técnica que requiere la inserción de un electrodo dentro de la columna vertebral y en el espacio epidural (por vía percutánea o quirúrgica) y una adecuada selección de los potenciales candidatos. En este sentido, en la Tabla 1 se muestran los factores de pronóstico de éxito a largo plazo de la EEM.

TABLA 1. Factores de pronóstico de éxito de la EEM a largo plazo

– Dolor crónico intratable en que las terapias más conservadoras hayan fracasado y las quirúrgicas no estén indicadas
– Patología demostrada (dolor de etiología orgánica)
– Perfil psicológico adecuado después de una evaluación psicológica completa y buena motivación
– Periodo de pruebas de EEM de éxito (al menos un 50% de alivio del dolor)
– Ausencia de habituación farmacológica o de conducta aditiva grave
– Ausencia de contraindicaciones para la implantación como ser portador de un marcapasos cardíaco
– Posibilidad de control postoperatorio a largo plazo
– Ausencia de litigios pendientes o de reclamaciones laborales o económicas (ante estas situaciones, algunos autores recomiendan precaución antes de la indicación)

 

 

 Los dos tipos de sistemas de EEM disponibles funcionan con baterías y su capacidad depende del modelo-fabricante y de los modos-patrones de estimulación y configuración que se utilicen. En el sistema semiimplantable, el generador es un pequeño emisor externo que envía señales de radiofrecuencia para una antena (adherida a la piel) a un receptor subcutáneo conectado por cables al electrodo. Cuando la batería se agota, sólo hay que recargarla. En el otro sistema, todos los componentes son internos (generador de impulsos, electrodo y conexiones) y, al agotarse la batería, hay que reintervenir al paciente para reemplazar el generador. Este componente emite estímulos eléctricos de bajo voltaje e induce una sensación de parestesia (de “cosquilleo” o “hormigueo”) de proyección metamérica en el paciente, que debe coincidir (overlap), en la medida de lo posible, con la zona dolorosa que se debe tratar (área diana). A pesar de ser necesaria la presencia de una parestesia anatómicamente exacta, no es suficiente para aliviar o controlar completamente el dolor, ya que hay otros mecanismos neurofisiológicos y / o neuroquímicos importantes, pero no muy conocidos, que también intervienen en el control del dolor. De hecho, además de la “Teoría de la puerta de entrada” de Melzack y Wall (1965), en la actualidad hay 4 grupos más de teorías que podrían explicar, de forma individual o algunas veces combinadas, el fundamento del EEM .

De los 6 modelos de sistemas de EEM disponibles en la actualidad en el mercado español, 4 permiten también la inserción de más de un electrodo o de electrodos dobles (aquellos que disponen de dos filas de contactos eléctricos en el extremo médula lar), el llamado “sistema de doble electrodo”, de aparición relativamente reciente (1997) y sustentada en los mismos fundamentos que la EEM de electrodo simple. Este sistema es el que posibilita la prestación del patrón de estimulación Multi-Stim o Multiprograma automático (en el que se incluye el patrón Dual-Stim con un único programa pero con dos canales independientes automáticos, el llamado “doble canal”) con que se pueden estimular diferentes regiones anatómicas con dolor (dolor multilocalización o multifocal) que no pueden ser aliviadas con un programa con un canal según modo continuo (C-Stim o Single-Stim) o que requieren diferentes parámetros de estimulación.Algunos de estos sistemas también permiten el patrón PC-Stim con que el paciente puede autorregular la terapia seleccionándola en función de la posición corporal o intensidad del dolor.

Síndrome de la cirugía fallida de la espalda

El síndrome de la cirugía fallida de la espalda (Failed Back Surgery Syndrome, FBSS), o síndrome postlaminectomia, se define como lumbalgia (dolor axial) de origen desconocido persistente o recurrente, con o sin ciática (componente radicular), tras una o más de una intervención quirúrgica de columna lumbar realizada con la intención de tratar un dolor localizado originalmente en la misma zona. Este diagnóstico no es adecuado si el dolor espinal no se encuentra asociado topográficamente y temporalmente a la cirugía de espalda. En el ámbito clínico y en los Estados Unidos de América (EE.UU.), el término ha evolucionado hacia “Síndrome doloroso de raquis postquirúrgica”, denominación más sintomática y que evita el componente negativo para la cirugía de las anteriores denominaciones. Según datos americanos del año 1991, entre el 20-40% de los pacientes intervenidos quirúrgicamente de columna lumbosacra presentarán este síndrome. En esta indicación, donde el patrón del dolor es complejo, a menudo multifocal y sujeto a migraciones, cambios o empeoramientos, es donde la prestación doble electrodo-doble canal de algunos de los sistemas de EEM disponibles en la actualidad en España presenta mayores potencialidades .

Método

Se ha realizado una revisión sistemática de la literatura médica publicada sobre la EEM de doble electrodo en el síndrome de la cirugía fallida de la espalda.

Se han consultado las siguientes bases de datos biomédicas: MEDLINE (1966-enero 2002), The Cochrane Database of Systematic Reviews (4ª edición 2001), The Cochrane Controlled Clinical Trials Register (4ª edición 2001), The Database of Abstracts of Reviews of effectiveness (4ª edición 2001), The HTA Database (4ª edición 2001), NHS-Economic Evaluation Database (4ª edición 2001) y Índice Médico Español (1975-enero 2002). Se han revisado los sumarios de revistas de tres sociedades científicas: International Neuromodulation Society-International Functional Electrical Stimulation Society (Neuromodulation: 1999-enero 2002), Sociedad Española del Dolor (1998-2002: hasta el vol. 9, sup. 3) y Sociedad Española de Anestesiología y Reanimación (1997-2001: hasta el vol. 48, número 10). Además, se han revisado las referencias bibliográficas de los artículos seleccionados. Los estudios seleccionados se han resumido en tablas de evidencia haciendo referencia a las características de diseño, pacientes y sistema de EEM implantado. Después, se ha aplicado la clasificación de la evidencia científica de la AATRM y las recomendaciones para la práctica clínica que se derivan.

Se ha realizado un análisis de costes (medir los costes de cada una de las alternativas, sin asumir los mismos efectos sobre la salud) de cada uno de los sistemas de EEM disponibles en estos momentos en España (centrándose en los modelos más utilizados y calculando la media cuando había más de un modelo de electrodo) y un análisis de sensibilidad de las diferentes opciones de electrodos (un tetrapolar [1×4], dos tetrapolares [2×4], un octopolar [1×8] y dos octopolars [2×8 ]) y capacidad de contactos activos (4, 8 o 16 contactos). Las fuentes de información han sido las tres empresas fabricantes de estos sistemas: dos estadounidenses, ANS (www.ans-medical.com) y Medtronic (www.medtronic.com), y una española ubicada en Valencia (NeuroCor: www.neurocor-cómo). El euro ha sido la unidad monetaria y los precios de los del año 2002 con los impuestos incluidos (7% IVA).

Resultados

Eficacia / efectividad de la EEM de doble electrodo en el síndrome de la cirugía fallida de la espalda

La evidencia científica publicada sobre la efectividad de la EEM de doble electrodo es limitada (15 estudios, de los cuales 6 son resúmenes a congresos) y clasificada en el nivel de evidencia científica VIII (calidad de la evidencia: baja) ya que su diseño es antes-después donde cada paciente actúa como su propio control (13/15 estudios) y, por tanto, grado de recomendación C, es decir, existe insuficiente evidencia científica para recomendar la adopción de EEM de doble electrodo en el síndrome de la cirugía fallida de la espalda. El tamaño muestral media de los 15 estudios es de 42 pacientes y el seguimiento varía entre 3-48 meses. En estos estudios sobre el doble electrodo, los sistemas de EEM implantados con mayor frecuencia son los semiimplantables. Sin embargo, en algunos no es posible diferenciar los resultados según el tipo de implante utilizado y los modelos implantados no se encuentran en el mercado actual.Según estos estudios publicados, hay un porcentaje considerable de pacientes que manifiestan postimplant un alivio del dolor, coincidencia de la parestesia con la mayor parte del área diana, disminución del uso de fármacos analgésicos y opiáceos y mejoras en el patrón de sueño (más horas al día de sueño y menos despertares durante las noches). Estos efectos, a pesar de reducirse con el tiempo, parece que se conservan en un cierto porcentaje de pacientes. Postimplant, también se observa mejora en la calidad de vida relacionada con la salud de los pacientes y, en general, los pacientes valoran el efecto sobre el control del dolor de forma favorable y manifiestan satisfacción con la EEM y, dispuestos a repetir- la.

Sin embargo, para esta misma indicación hay resultados de un ensayo aleatorizado prospectivo cruzado que compara la neurocirugía correctora y la EEM con un sistema semiimplantat de electrodo simple. Según este ensayo, y después de 36 meses de seguimiento del 90% de los pacientes incluidos (n = 50), el 52% de los pacientes con implante permanente presentaban resultados exitosos (alivio del dolor de al menos un 50%) en comparación al 19% observado en los pacientes sometidos a la reintervención. En este caso, el nivel de evidencia científica es III (calidad de la evidencia científica: buena) dado el tipo de diseño y, por tanto, grado de recomendación A. Sin embargo, aunque existe adecuada evidencia científica para recomendar el adopción del EEM de electrodo simple en el síndrome de la cirugía fallida de la espalda, hay que resaltar que sólo es un estudio, cuya muestra es pequeña y que se ha realizado en un único centro (de momento, por tanto, hay ausencia de reproducibilidad).

Seguridad del EEM de doble electrodo en el síndrome de la cirugía fallida de la espalda

El porcentaje de complicaciones mecánicas o relacionadas con la EEM de doble electrodo es bastante variable (7-55,5%) y, a menudo, superiores a las complicaciones quirúrgicas (0-25%) que son poco graves. No se han descrito muertes relacionadas con la EEM de doble electrodo. Tampoco con el sistema de electrodo simple, al menos para la indicación estudiada. El explantació (retirada del implante) puede estar motivada por diferentes razones, tales como la pérdida de control del dolor o la presencia de estímulos posicionales molestas. La frecuencia de la retirada del implante es muy variable en los estudios que lo informan.

Según el análisis de costes realizada en este informe de evaluación, el precio de un sistema de EEM de doble electrodo tetrapolar (2×4) con los mínimos componentes (generador, electrodos, cables de conexión, programador médico / paciente) sin tener en cuenta el tipo de generador de impulsos utilizado oscila entre 9.600 y 22.000 euros con impuestos incluidos (2002) (ver Gráfico 1). El neuroestimulador para la EEM y la estimulación cerebral profunda está incluido en las prestaciones del CatSalut y según el catálogo de prótesis quirúrgicas fijas vigente (edición 1998) el precio de contratación es de 6.010 euros por neuroestimulador (generador, electrodo y conexión) .

GRÁFICO 1. Comparación de precios de venta al público (PVP) en miles de euros (2002, 7% IVA incluido) de los sistemas de EEM según opciones de electrodos percutáneos.

1×4 : un electrodo tetrapolar
2×4
: dos electrodos tetrapolares o un tetrapolar doble (dos filas de 4 contactos en paralelo simétricos o asimétricos)
1×8
: un electrodo octopolar
2×8
: dos octopolars o uno octopolar doble (dos filas de 8 contactos asimétricos )
Generador
: sólo incluye el PVP del generador
Synergy (sin P)
: se ha excluido el PVP del programador del médico
Itrel 3 (sin P)
: se ha excluido el PVP del programador del médico
Axon (sin P)
: se ha excluido el PVP del programador del médico;
*
Itrel II, Itrel 3, Mattrix y Synergy están fabricados por Medtronic, Genesis, Renew-8 y Renew-16 fabricados por ANS y Axon fabricado por NeuroCor

 En la estimación de costes realizada en este informe de evaluación, el coste del generador de impulsos oscil.la entre el 31-74% del coste total de un sistema de EEM de doble electrodo (2×4) percutáneo según el tipo de sistema y modelo implantado. En algunas indicaciones, como las que se acompañan de dolor más localizado donde la parestesia no debe cubrir grandes áreas dolorosas, los pacientes pueden beneficiarse de la mayor capacidad de la batería que presentan los sistemas de doble electrodo totalmente implantables para con los sistemas de EEM de electrodo simple (Itrel 3 de Medtronic y Axon de NeuroCor) dada la posibilidad de utilizarse también como sistemas de electrodo simple. Haciéndolo así, el paciente puede beneficiarse de la EEM más tiempo y con un menor coste. De todos modos, la comparación de capacidades de batería y modelos está directamente relacionada con la configuración de estimulación y ésta dependerá, por supuesto, del diagnóstico y del paciente.

El generador de impulsos del sistema Synergy (totalmente implantable), así como todo el sistema de EEM de este modelo, es el más caro de los disponibles en cualquiera de las configuraciones de electrodos analizadas (ver Gráfico 1). Además, es bastante más caro que el sistema Genesis (ANS), aunque lo supera con capacidad de batería, 6,4 amperios / hora (Synergy) vs . 3,8 amperios / hora (Genesis), pero no en prestaciones (modos-patrones de estimulación y número de programas). De los dos sistemas semiimplantables, el modelo Mattrix (Medtronic) es más costoso que el modelo Renew de 8 canales (ANS). El otro modelo del Renew ofrece unas configuraciones que no permiten los otros sistemas de EEM (hasta 16 contactos activos).

Aparte de las diferentes prestaciones (descritas antes), el sistema Synergy al igual que los dos modelos previos aún vigentes (Itrel II y Itrel 3) de Medtronic necesita un programador manejado por el médico a partir del cual se programa el mando del paciente . Sin embargo, el equipo de programación se podrá reutilizar en otros pacientes, ahorrándose este coste a partir del primer paciente. En los modelos de ANS, el programador del paciente y del médico es el mismo y su coste bastante inferior al coste del programador y mando de los equipos de Medtronic pero el riesgo de pérdida y rotura de este elemento se incrementa.

 

La telefonía móvil y sus efectos sobre la salud de la población

Introducción

En los últimos años la utilización de la telefonía móvil ha experimentado un incremento muy importante, que ha ido asociado a una preocupación de la población por los efectos en la salud atribuidos a las radiaciones emitidas por los teléfonos móviles (TM) y por las estaciones base.

Las señales utilizadas en telecomunicaciones son ondas electromagnéticas denominadas radiaciones de radiofrecuencia (RF) o microondas. La red de telefonía móvil, que incluye el TM propiamente dicho y las estaciones de telefonía, transmite información mediante señales de RF, con una frecuencia de onda entre 800 MHz y 1.800 MHz (el espectro electromagnético para los campos de RF se sitúa entre 300 Hz y 300 GHz).

Los efectos en la salud más frecuentemente atribuidos al uso de la telefonía móvil y expresados ​​con frecuencia por la población representan un conjunto de síntomas inespecíficos como el dolor de cabeza, la fatiga, los trastornos del sueño, la pérdida de la concentración y la memoria o los episodios transitorios de visión borrosa y sordera. También se ha relacionado un papel a la telefonía móvil en el desarrollo de otras patologías más concretas y definidas, tales como tumores cerebrales, neurinomas del acústico, tumores de glándulas salivales, y leucemias y linfomas.

La investigación experimental para estudiar los efectos biológicos de los campos de RF es muy amplia y heterogénea e incluye tanto los estudios llevados a cabo en cultivos celulares y tejidos (in vitro) y en animales (in vivo) , como en humanos (voluntarios ). Los estudios revisados ​​hacen referencia a los efectos de las radiaciones de RF situadas entre 100 MHz y 60 GHz (los TM actuales utilizan radiaciones de RF de 800 MHz a 2 GHz) y se concentran, por una parte, en los cambios funcionales en el cerebro y en los cambios conductuales consecuentes (influencia de la exposición a la RF sobre la cabeza) y, por otro, en los procesos carcinogénicos, la reproducción y el desarrollo, el sistema cardiovascular y la longevidad (exposición de todo el cuerpo a la RF).

La preocupación de la población en cuanto a los efectos de la salud atrsalud_telefonia_aatmibuidos al uso del TM tienen como punto de partida una denuncia presentada en 1993 en el estado de Florida contra las empresas de telefonía, a las que se consideraba responsables. Aunque la denuncia fue desestimada en 1995 por falta de evidencia científica en cuanto a los efectos de la TM, desde entonces la información sobre la salud y la TM ha tenido un gran eco mediático.

El informe de la Aradiofrecuencia_aatmgencia de Evaluación de Tecnología e Investigación Médicas (AATRM) tiene por objetivo describir el estado actual del conocimiento sobre los efectos de la telefonía móvil en la salud, teniendo en cuenta las vertientes siguientes: científica (con una descripción de las características de las radiaciones emitidas por la telefonía móvil y una revisión de la literatura científica publicada), institucional (con un resumen de los informes técnicos elaborados en otros países, guías – internacionales- para la reducción de la exposición ) y mediático (con una revisión del impacto que la telefonía móvil y la salud han tenido en los medios de comunicación, fundamentalmente en la prensa escrita en los últimos años, en el sentido de intentar reflejarcuál es el estado de conocimiento que la población general puede haber adquirido).

En este resumen se hará referencia a los resultados de la revisión científica y mediática. El apartado referente a las publicaciones institucionales puede encontrarse en el documento mencionado o en una publicación reciente.

Método

Para la revisión del estado de conocimiento científico de los efectos de la telefonía móvil sobre la salud se ha realizado una búsqueda de la literatura médica y científica en diversas bases de datos bibliográficas.

Se han incluido los estudios sobre el efecto del uso de TM y estaciones de telefonía en la salud de la población general. Se han excluido los estudios sobre el efecto de las radiaciones de RF en un contexto experimental y en el ámbito laboral.

Para la revisión del impacto mediático de la telefonía móvil y la salud se ha llevado a cabo una búsqueda de noticias y artículos de prensa escrita, a partir de dossiers de prensa y bases de datos de noticias biomédicas. No ha sido una revisión exhaustiva y cuantitativa del número de noticias que sobre este tema han aparecido en los medios de prensa escrita. En cambio, se ha pretendido, sin embargo, poder ilustrar cómo este tema se ha ido presentando cronológicamente para contextualizar mediáticamente los contenidos científicos y técnicos de este informe.

Resultados

1) Impacto de la telefonía móvil sobre la salud

La revisión distingue entre los efectos directos y los efectos indirectos que la utilización de la telefonía móvil produce en la salud. Se consideran efectos directos, aquellos atribuidos a las radiaciones emitidas por los TM y las antenas, sobre los sujetos que hacen uso de ella o están en la proximidad de las estaciones base. Los efectos indirectos son aquellos que no pueden ser atribuidos a la exposición de las radiaciones de RF, pero están relacionados con la utilización de los TM (accidentes de tráfico, interferencias con instrumentos médicos).

Efectos directos
En cuanto a los efectos directos, la investigación epidemiológica ha llevado a cabo en estudios de población general y se refiere, principalmente, al cáncer. El número de estudios, sin embargo, es muy reducido y los trabajos presentan importantes limitaciones metodológicas, la más destacable de las cuales es, probablemente, la falta de un número suficiente de personas con una duración larga de la exposición y un periodo de latencia (tiempo entre la exposición y la evaluación de la enfermedad) prolongado. Cabe señalar, también, que todos estos estudios valoran el impacto en la salud de las exposiciones a radiaciones de RF emitidas por los TM, no de las procedentes de antenas y estaciones base. En la Tabla 1 se describen las características de los diseños de estos estudios y los resultados obtenidos. De acuerdo con estos resultados, no se puede establecer una relación de tipo causal entre el uso del TM y el incremento del riesgo de padecer tumores cerebrales, de las glándulas salivales o neurinomas del acústico.

Otros síntomas relaciosalud_telefonia_aatmnados con el uso del TM referidos en la literatura científica sradiofrecuencia_aatmon cefaleas, cansancio, trastornos del sueño, pérdida de memoria, dificultad de concentración, mareo, sensación de calor u hormigueo en la región auricular (o auditiva) o en toda la cabeza, vértigo, sordera y visión borrosa. El número de estudios disponibles es muy reducido y los resultados no proporcionan evidencias de la asociación de esta sintomatología con el uso del TM.

Efectos indirectos

El efecto más importante de la telefonía móvil sobre la salud, y el único riesgo claramente establecido desde el punto de vista epidemiológico, son los accidentes de tráfico que, precisamente, no están relacionados con la exposición a las radiaciones de RF. Los resultados de algunos estudios demuestran que el riesgo de sufrir un accidente cuando se utiliza el TM mientras se conduce es cuatro veces mayor que cuando no se utiliza (RR: 4,3; IC 95%: 3,0 a 6 , 5).

Resultados estudios experimentales

Los efectos biológicos observados en los sistemas cardiovascular, endocrino e inmune, y en la conducta de los animales estudiados parece que son consecuencias térmicas de las exposiciones agudas a las radiaciones de RF. Se necesitan, sin embargo, incrementos menos de 1 o 2 ° C en la temperatura para que se produzcan los efectos mencionados. En cuanto a otros efectos, tales como el incremento del riesgo de desarrollar cáncer después de la exposición a RF, hay controversias. Dado que las radiaciones no tienen energía suficiente para romper los enlaces moleculares de manera directa, parece que no hay base teórica para sugerir que pueden afectar el ADN. Con todo, las dificultades para interpretar los hallazgos de los estudios de laboratorio pueden hacer pensar que las radiaciones de RF no son completamente inocuas y que, por tanto, podrían provocar efectos en la salud que no han sido identificados todavía.

Los experimentos in vitro que han demostrado proliferación celular, cambios en la membrana de las células y en los canales iónicos son difíciles de extrapolar a los humanos. También se hace difícil extrapolar los efectos en las funciones cerebrales y en la conducta de los roedores a las personas ya que en estos animales se expone todo el cerebro a las radiaciones mientras que, en el caso de las personas que utilizan TM, sólo una parte de la cabeza (la que queda próxima al teléfono) es la que está expuesta. Por otra parte, todos estos riesgos derivados de los efectos térmicos de las radiaciones es muy poco probable que se observen en humanos dado que el incremento de la temperatura local del cerebro que inducen las microondas generadas por los TM es insignificante (se ha estimado en 0,1 ° C). Por último, no hay evidencia de efectos no térmicos sobre la salud humana.

2) Impacto de la telefonía móvil en los medios de comunicación

Desde que a principios de los 90 trascendieron a los medios de comunicación las demandas de afectados de tumores cerebrales que alegaban que su enfermedad había sido causada por los efectos de haber sido expuestos a las radiaciones de los TM, el tema ha ido apareciendo de manera intermitente a los titulares de la prensa escrita.

Las noticias sobre estudios experimentales (con animales o personas) o epidemiológicos publicados en revistas científicas de prestigio, con las consecuentes corroboraciones, matizaciones o negaciones de los resultados a través de las declaraciones de científicos y otros expertos, así como testimonios de afectados, fueron haciendo surgir el tema de una manera bastante desigual a los medios de comunicación, sin parecer en un principio que el tema goza de una elevada trascendencia entre la opinión pública. Por ejemplo, un momento culminante es cuando en el mes de mayo de 1999, la cadena televisiva británica BBC emitió en su espacio ‘Panorama’ un programa documental en el que se cuestionaba la seguridad de los TM en relación a la salud. El impacto fue bastante importante dado que generó una serie de artículos en los periódicos catalanes y españoles de mayor tirada que a finales de mayo y principios de junio recogieron y poner en un primer plano de actualidad las controversias generadas en torno de la TM. Este programa fue emitido por TV3 bajo el título: “El misterio de los móviles” en el programa 30 Minutos, el domingo 9 de enero de 2000.

Asimismo, durante el año 1999 otro tema comienza a tomar cuerpo. Aparecen las primeras noticias que apuntan también a la supuesta peligrosidad de las antenas de TM por dos motivos: a) su crecimiento incontrolado y el impacto en el paisaje urbanístico, yb) la desconfianza que generan como fuentes emisoras y receptoras de radiaciones. Mientras tanto, en Cataluña, asociaciones como GEA-Grupo de Estudios Aerofísics, PROCEP en las comarcas de Girona y PROECO en Tarragona se muestran como grupos que cuestionan la inocuidad de los campos electromagnéticos generados por los aparatos y las antenas de TM.

A finales de 1999 la Asociación Europea de Consumidores interpela la Unión Europea para que investigue los efectos de las radiaciones de los teléfonos móviles sobre la salud de las personas, apenas meses después de que la Comisión Europea emitiera unas recomendaciones para la protección de los ciudadanos respecto la exposición a los campos electromagnéticos.

Durante el año 2000 la noticia más relevante fue la publicación de los resultados del llamado informe Stewart, encargado por el Departamento de Sanidad británico a un grupo independiente de expertos. En otoño de 2000 varias noticias apuntan las controversias generadas a poblaciones del cinturón de Barcelona como Terrassa, Sabadell, Hospitalet de Llobregat, Cornellà, Mataró donde las asociaciones de vecinos consiguen los ayuntamientos el establecimiento de moratorias para frenar la instalación de antenas todo a la espera de que se apruebe una normativa que regule el sector y se dispongan de estudios científicos que determinen la falta o la existencia de riesgos para la salud.

Finalmente durante el año 2001 se publican las normativas autonómica y estatal para regular las instalaciones de antenas y estaciones base de telefonía móvil.