Los residuos informáticos son perjudiciales para la salud

La producción mundial de equipos electrónicos, incluyendo computadores, monitores, teléfonos móviles e impresoras, no ha dejado de crecer desde el lanzamiento de la primera computadora personal en 1981. Con la aparición incesante de nuevas tecnologías, tanto en el hogar como en la industria, el comercio y las oficinas, con frecuencia, se sustituye total o parcialmente la dotación de equipos. En consecuencia, se generan residuos informáticos a velocidad creciente, con predominio de Estados Unidos y la Unión Europea.

Disposición de desechos

Algunos de los procedimientos utilizados para la disposición de estos desechos a veces no son eficientes o adecuados. Por ejemplo, la incineración. Es adecuada para, por ejemplo, desechos biológicos; pero en el caso que nos ocupa, el humo generado hace que pasen metales pesados a la atmósfera.

Otro procedimiento inaceptable es la exportación de la basura electrónica desde los países industrializados hacia los pobres, lo que viola el Convenio de Basilea. En estos países, con frecuencia, se carece de leyes y normativas para el manejo de estos desechos y son los que reciben los desechos sin haberlos generado; y, por ello, sin ser los responsables de su disposición.

Visita la página informaticaespiritusanto.com, para encontrar una opción a la hora de descartar tus equipos usados o adquirirlos reutilizados a un precio excelente y con todas las garantías.

Elementos tóxicos para el ser humano

Hay una serie de compuestos químicos que, con la multiplicación de la producción de equipos electrónicos, tiene una presencia cada vez más importante y ubicua en muchas zonas del planeta. A continuación, enumeraremos algunos de los de mayor impacto. El cadmio es un elemento presente en los equipos electrónicos, lesivo para los tejidos renal y óseo.

El mercurio es capaz de lesionar severa e irreversiblemente el sistema nervioso central, especialmente, durante el desarrollo embrionario y fetal. Algunos compuestos con cromo son altamente tóxicos y cancerígenos, ya que pueden generar cáncer de pulmón y de senos paranasales, así como asma y bronquitis. Los retardantes de llama con bromo producen efectos nocivos en la memoria y el aprendizaje de los adultos y, en caso de contaminación al feto, se generan trastornos del comportamiento.

El plomo presente en los tubos de rayos catódicos anteriormente utilizados en monitores y televisores lesiona el sistema nervioso, circulatorio y reproductivo. El níquel, utilizado en baterías, es muy irritante para la piel y los ojos y un posible cancerígeno y teratogénico (capaz de causar malformaciones, al alterar el desarrollo fetal).

Daños al medio ambiente

El policloruro de vinilo se usa como aislante. Es un plástico que, al quemarse, libera dioxinas y furanos en partículas muy pequeñas, que se pueden depositar sobre vegetación, suelos y cuerpos de agua. Se fijan, finalmente, en suelos y sedimentos; y, al ser insolubles en agua, pueden permanecer muchos años en el ambiente. Son bioacumulables y tóxicos incluso en concentraciones bajas. Afectan a todas las plantas terrestres y la cadena alimenticia acuática.

El mercurio liberado se acumula progresivamente en peces cada vez de mayor tamaño, por lo cual termina por afectar a mamíferos y aves marinas; y, finalmente, a seres humanos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies