¿Es posible tener fimosis en edad adulta?

Llamamos fimosis al desarreglo funcional que presenta el prepucio dificultando o impidiendo que se retraiga de manera natural para presentar el glande al completo; bien durante una erección, bien en flacidez. Habitualmente el problema radica en una apretura o estrechez del anillo fibroso que rodea al prepucio que dificulta su deslizamiento en estado de flacidez y lo hace imposible o muy dificultoso y doloroso en plena erección. Esta enfermedad, más habitual en la infancia, es también común en la edad adulta llegando a alcanzar al 2 % de la población masculina. En ambos casos, la solución pasa, en muchas ocasiones, por realizar una pequeña operación de fimosis.

Categorías de fimosis

Por la capacidad de retracción

Fimosis relativa: cuando el prepucio se retrae en parte pero no completamente.

Fimosis completa: cuando no hay retracción ni siquiera en estado de flacidez.

Por la estenosis o estrechez del prepucio

Fimosis puntiforme: cuando el orificio es diminuto aunque tenga una apariencia normal.

Fimosis cicatricial: cuando la piel del orificio prepucial está endurecida o inflamada.

Fimosis anular: aquellas no incluidas en las dos anteriores y en las que se dan dificultades o fracasos en la retracción.

Por el origen

Fimosis congénita: se manifiesta en los recién nacidos siendo considerada normal hasta la pubertad. El bebé nace con el prepucio adherido al glande ocultándolo. La separación se produce poco a poco por las erecciones así como por la descamación. En operaciones de higiene del niño no se debe forzar el retraimiento.

Fimosis adquirida: se presenta tras una infección o una inflamación tanto del prepucio como del glande siendo más habitual en pacientes diabéticos.

Parafimosis

Este s un agravamiento de la fimosis consistente en la estrangulación del glande por el anillo fibroso que requiere una operación de fimosis, habitualmente de urgencia.

Síntomas en adultos

El síntoma más recurrente es la incapacidad para la retracción principalmente durante la erección del miembro. Produce dolores durante las relaciones sexuales o las impide. En estados agudos dificulta la micción aumentando el riesgo de infecciones y produciendo retenciones agudas de orina. En algunos casos puede llegar a causar cáncer de pene.

Operación de fimosis en adultos

Frenuloplastia: o liberación de frenillo es una intervención quirúrgica que consiste en la supresión del frenillo. Otras veces los especialistas practican una incisión en el frenillo para después, mediante estiramientos, corregir el tamaño del mismo para permitir su funcionalidad natural. Esta técnica permite conservar el prepucio.

Prepucioplastia: consiste en la realización de una incisión lateral del prepucio. Tras la operación el prepucio permanece y el pene mantiene su aspecto inicial.

Circuncisión: sería la amputación total o parcial del prepucio.

Son intervenciones ambulatorias, realizadas con anestesia local donde la recuperación del paciente es rápida y no excesivamente incómoda. Se tendrá mucho cuidado de no realizar esfuerzos o levantar pesos y se procederá a la limpieza y cuidado de la zona siguiendo siempre al pie de la letra las indicaciones de los médicos y del personal de enfermería.

Eso sí, las relaciones sexuales deberán esperar un poquito más.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR