Cómo escoger el mejor asesor fiscal para tu clínica o consulta médica

Una de las cuestiones si te planteas asumir la dirección de un negocio es la de la gestión fiscal: toda empresa o autónomo necesita hacer frente a una serie de asuntos (altas y bajas en las obligaciones tributarias, listados de actividades profesionales, gestión y planificación de obligaciones fiscales según el régimen elegido por el empresario -Estimación Objetiva o Estimación Directa-). Esto no excluye a una consulta médica; al tratarse de una empresa de ocupación bastante concreta, esta necesita plantearse una serie de criterios que garanticen que el asesor elegido sea el más apto para sus necesidades financieras.

¿Qué debe sopesar una consulta médica a la hora de contratar los servicios de un asesor fiscal?

Valorar las necesidades del negocio. ¿Se precisa de asesoría únicamente en temporada de impuestos o hace falta alguien que se encargue de la contabilidad de la empresa durante todo el año?

Buscar preferentemente un asesor que conozca bien las particularidades del sector médico privado. En general, es preferible que el asesor que contratemos esté familiarizado con el sector de la empresa cuya contabilidad o fiscalidad va a gestionar y, por tanto, con las perspectivas que debe adoptar ante los distintos trámites fiscales aplicados a cada tipo de negocio. Deberemos buscar, pues, un asesor que conozca los problemas financieros concretos a los que debe enfrentarse una clínica. Si este tiene alguna experiencia trabajando en negocios similares, mejor.

¿Asesoría online o física? En los últimos años se ha hecho cada vez más frecuente la existencia de asesorías online, más baratas, asequibles y cómodas que las tradicionales. Una de las empresas que mejor representan estas ventajas es https://www.economis.es/packs/micro-pymes.

Sin embargo, las ventajas de estos servicios cuentan con una contrapartida: la pérdida de la intensidad y continuidad del contacto entre el cliente y su asesor. Este punto nos resulta especialmente importante, y para su resolución se hace necesario haber respondido a la primera cuestión: ¿qué tipo de asesoría es la que precisa la consulta médica en concreto? ¿Hace falta una que sea altamente personalizada, constante y siempre disponible o, por el contrario, basta con atender a los asuntos requeridos por la temporada de impuestos?

En el primer caso, deberemos buscar también el establecimiento de lazos de confianza con el asesor. Al fin y al cabo, estaremos depositando en ese profesional una materia tan delicada como el rumbo financiero de la clínica y la relación de la misma con las autoridades fiscales. Será necesaria una comunicación fluida, una relación de confianza y profesionalidad, con la persona en quien hayamos delegado la gestión de las finanzas de la clínica.

La asesoría fiscal: una inversión más

Vemos, en resumen, que hay ciertas cuestiones que como empresarios debemos plantearnos a la hora de contratar a un asesor fiscal: la cuestión fiscal es una de las más importantes en el devenir de una empresa y, por tanto, su aproximación debe tratarse como otra inversión más en los gastos de la empresa, no como un gasto necesario y engorroso. En un buen asesor fiscal puede residir el éxito o el fracaso de un negocio.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies