Claves para acertar con tus zapatos esta primavera

Después de un largo invierno, parece que finalmente ya se está viendo reflejado el cambio a la nueva estación de primavera. Esto implica que el calor empieza a aumentar y es el momento de cambiar de vestuario por necesidad.

Es una temporada compleja dado que a veces puede que llueva, haga mucho calor o incluso vuelvan a bajar las temperaturas, y por ello vamos a darte una serie de consejos que podrían ayudarte a acertar, sean cuales sean las circunstancias.

Elementos imprescindibles para elegir un buen zapato primaveral

El tipo de zapato dicta el estilo

Debes prestar atención a este punto, dado que según el formato, todo queda condicionado a las características del mismo. Te lo contamos.

Para empezar, destacamos una de las grandes tendencias para este 2018: las zapatillas deportivas tipo sneakers. Este formato de calzado aporta un buen grado de comodidad, es adaptable a todas las temperaturas y, visto que cada vez disfruta de mayor grado de presencia, es posible llevarlo incluso en entornos más formales.

Por otro lado, tenemos un tipo de zapatilla que, por paradojas del destino, se ha convertido en una auténtica referencia desde hace poco más de dos años: la alpargata. Este calzado ha sido utilizado frecuentemente en zonas costeras, donde el clima suele ser muy cambiante y suave, con ligeras alternancias de frío y calor constantes, y esta es una prenda versátil, capaz de adaptarse perfectamente a estos ambientes.

Precisamente la primavera trae consigo estos cambios climatológicos arbitrarios. Por tanto, la alpargata es posiblemente una de las prendas perfectas para esta estación, que, además, podrán ser utilizadas indistintamente durante el verano, dado que son aptas en las condiciones climáticas estivales.

Finalmente, no podemos olvidar las clásicas botas bajas. Después de cruzar el invierno y llegada la primavera, podría decirse que estamos ante la última oportunidad de portar unas botas sin pasar calor. La ventaja de las botas es que son todo terreno: calzan perfectamente en entornos formales y en situaciones informales, y es por ello que muchas personas ansían la llegada del invierno para empezar a lucir de nuevo este tipo de calzado.

La importancia de seleccionar el zapato con cautela

El segundo factor predominante después de elegir el tipo de zapato es la talla. Para elegir la correcta, especialmente cuando tenemos intención de comprar zapatos de tallas pequeñas, debes considerar algunos aspectos imprescindibles.

Si es un calzado como las botas bajas, que suele usarse con calcetines o medias, es recomendable que los lleves puestos en el momento de la compra.

Un truco que te va a funcionar: es bueno que quede el ancho del dedo gordo entre la puntera del zapato y el pulgar del pie (lo equivalente a media pulgada en formato anglosajón). Si esto no ocurre, aunque a priori parezca que estamos cómodos, podríamos sufrir dolencias más adelante.

Es mejor comprar por la tarde, dado que los pies tienden a hincharse en horas más avanzadas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies