4 aspectos esenciales a tener en cuenta en la alimentación de los bebes

Cuando un nuevo bebé llega a la familia y hasta que se acostumbra a los hábitos de la comida puede pasar algún tiempo: tendremos que encontrar la manera de saber cuándo está llorando por hambre, por aburrimiento, porque quiera que le cambiemos el pañal o cualquier otro factor relacionado.

El hambre suele ser una de las cosas más complicadas de controlar. ¿La razón? Porque a veces puede tener hambre a la media hora de haber realizado una toma y a veces pasar hasta 4 horas sin volver a tener.

Tienes que saber que esto es un proceso y que poco a poco te irás acostumbrando a él. Para ponértelo todo más fácil, te hemos preparado un pequeño listado de consejos que te van a venir estupendamente.

¿Leche materna o leche en polvo?

Esta opción es muy personal y dependerá de la situación de cada mamá. Puede ser que su cuerpo no sea capaz de conseguir el flujo lácteo adecuado o simplemente que no quieran darle el pecho por alguna razón. En este último caso podemos encontrar en el mercado leches de inicio Enfalac, Amirón, Novalac, etc que nos ayudarán a que el bebé pueda llegar a crecer sano y fuerte.

¿Horario?

Por lo general, el bebé debe de comer cada 4 horas. Sin embargo, el no va a entender de horarios. En definitiva, cuando tenga hambre te lo va a hacer saber. Ahora bien, los expertos aseguran que no hay que esperar a que llore para darle de comer. Es decir, que si pasadas las cuatro horas no nos está pidiendo el alimento, nosotros se lo tendríamos que dar. Cómo ya te hemos comentado, en un primer momento es algo complicado hacerse a esos horarios, pero ya te aseguramos que con el tiempo se vuelve todo mucho más sencillo y rutinario.

Encontrando la postura correcta

La diferencia entre encontrar la postura correcta para amamantar al bebé y no hacerlo se puede traducir en importantes dolores de espalda, incomodidades y el hecho de pasar de lo que tendría que ser una situación entrañable, a algo que queramos que acabe cuanto antes.

Nuestra recomendación: Existen algunos cojines especiales para amamantamiento o para dar el biberón que nos ayudarán a poder encontrar la postura correcta. Hazte con uno (no son nada caros) y disfruta tú también de la lactancia con tu hijo.

La importancia de que saquen los gases

Tienes que recordar que tu pequeño todavía no ha desarrollado el estómago y por ello necesita un pequeño empujón para poder digerir la comida. De lo contrario se pueden producir esos temidos cólicos que hará que les duela la barriga y por ende, lloren y lloren sin que sepamos el motivo. La solución consiste en cogerlo en brazos, apoyarlo sobre nuestro pecho y darle unos toques en la espalda con el objetivo de que tiren el aire. Facilitaremos su digestión y propiciaremos un buen descanso.

Con estas 4 claves estás preparada para todo lo que el pequeño necesita.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies